(011) 4806-0393
Lunes a viernes / 9 a 18 hs.



IMBASSAI - 7 NOCHES
VERANO 2017
Salidas confirmadas de los meses de Enero y Febrero
Paquetes desde $ 32,148
COSTA DO SAUIPE
VERANO 2017
Salidas confirmadas
Paquetes desde $ 34,048

SAN SALVADOR DE BAHÍA

Vacaciones en Salvador de Bahía

Entre los veintisiete estados de Brasil, se encuentra Bahía con su capital Salvador de Bahía. Bahía es el estado más importante del nordeste de Brasil y su costa fue el punto de llegada de los portugueses a principios del siglo XVI.

Salvador de Bahía es una de las ciudades más conocidas del Brasil y eso se debe, no sólo a sus playas espectaculares, sus hoteles de lujo, sus clubs de vacaciones y al carnaval, sino también a su rico patrimonio histórico. En la ciudad de Salvador pueden verse iglesias barrocas y muchos monumentos y casas de la época colonial.

En Bahía se lleva a cabo, todos los años, el Carnaval de Bahía, que es uno de los eventos más reconocidos de Brasil. También se producen fiestas típicas regionales y otros festivales pre-carnavalescos.

Salvador de Bahía es el estado de Brasil que posee el mayor número de negros y mulatos. Con su alta influencia de la cultura africana, cada uno de los rincones de Bahía está teñido de esta mezcla de culturas.

VER MAS

Centro de cultivo de azúcar durante los siglos XVI y XVIII, muchas ciudades del estado de Bahía se fundaron en esa época. Debido a esta producción de azúcar se importaron muchos negros africanos que eran tomados como esclavos.

Bahía es tierra de compositores, cantantes y poetas. Entre estos, Caetano Veloso, Maria Bethania, Gal Costa y Gilberto Gil son algunos de los excelentes artistas nacidos en Bahía y conocidos en el mundo entero. Bahía es un estado que ha marcado profundamente a la cultura brasileña como un todo.

Bahía es el alma de Brasil y Río de Janeiro, su corazón. Con su esencia cultivada de ritmos africanos en todas las calles del barrio de Pelourinho, la percusión, la capoeira, el forró y el candomblé, Salvador de Bahía es un lugar de contrastes bahianos donde puede descubrirse todo Brasil.

Arraial D’Ajuda - Bahía

Arraial D’Ajuda está ubicada al sur del estado de Bahía, a 730 km de Salvador, 1130 km de Río de Janeiro y a unos escasos 5 km. de Porto Seguro ciudad, de la cual está separada por el río Buranhém. Conocida como “la esquina del mundo”, Arraila D’ajuda todavía respeta un clima bohemio, conservando la naturaleza y con coloridas construcciones de pequeñísimas paredes. Este lindísimo lugar cuenta con playas cálidas y un parque acuático con toboganes enormes, piscinas con olas y demás atracciones, llamado Paradise Water Park.

La calle principal es “Estrada do Mucugê”, un lugar muy agradable y el corazón comercial de la pequeña ciudad. En esta calle están ubicados los mejores restaurantes, bares y tiendas. La armoniosa decoración de los diversos locales es algo digno de destacar. Hay una gran oferta gastronómica, entre las cuales están Boi nos Aires, Ciboulette, Estrela (en Beco das Cores, una callecita con mucho charme y diversión). El comercio funciona finalizando la tarde y a la noche sólo cierra después de medianoche.

Existe otro centro paralelo en Arraial, donde está la Iglesia Nossa Senhora D’Ajuda que se puede ver al final de la calle Bróduei. Esa zona es el típico centro de cualquier pueblito brasileño, con tiendas chiquitas y rústicas.

Arraial D’Ajuda es considerado un lindísimo destino turístico, y cuenta con más de 3.500 camas repartidas en 100 hoteles y posadas, todas con una arquitectura integrada a la naturaleza y con todo el confort que exige.

La noche de Arraial es una multitud de gente por las calles principales de Bróduei, la Estrada do Mucugê y Beco da Cores, siendo los restaurantes los más importantes atractivos, con música en vivo en la mayoría de ellos, que va desde Música Popular Brasilera al Jazz y Blues. Durante la noche se realizan fiestas con música para todos los gustos.

Morro de Sao Pablo - Bahía

El Morro de Sao Pablo es una isla de Brasil ubicada en la zona septentrional de la Ilha do Tinharé, mas exactamente 60 km. al sur de Salvador de Bahía. Esta isla incluye, junto con Boipeba y Cairú, otras 23 islas pequeñas en el Archipiélago de Tinharé. El Morro de Sao Pablo solía ser un tranquilo y desierto poblado isleño de pescadores, lleno de increíbles playas y naturaleza, rodeado de aguas transparentes. Poco a poco, al igual que como paso con Arraial D’Ajuda, los turistas fueron yendo con más frecuencia a pasar sus vacaciones en Morro do Sao Pablo.

El acceso al Morro es mediante una lancha rápida o catamarán que salen en horarios regulares. El pintoresco recorrido hacia la isla ofrece la posibilidad de observar los antiguos astilleros bahianos y los manglares costeños. Cuando se llega a la isla de Tinharé se puede ver la capilla de Sao Xavier a lo alto del pueblo de Galeao. Bordeandola, se extienden playas blancas, un faro con su muralla y un viejo cañón semienterrado. En el Morro de Sao Pablo no hay autos, el unico medio de transporte son tractores.

El Morro de Sao Pablo es uno de los destinos más codiciados. Además de ser, junto con la isla Boipeba, un área de preservación natural, con arenas limpias, aguas tibias, mata atlántica, manglares, cocoteros y numerosas playas vírgenes y prácticamente desiertas (todavía hay muchos lugares que, por los manglares, se ve dificultado el acceso, y son inhabitados y muy raramente visitados), es también un lugar que posee mucha cultura por haber sido una de las primeras colonizaciones de Brasil.

Morro de Sao Pablo a pesar de contar con unas escasas cuatro manzanas de extensión urbana pero con todas las comodidades des las grandes ciudades, esto es restaurantes, pizzerías, heladerías, cafés, boutiques y bancos, también tiene noches muy movidas. Entre el agua de coco, la caipirinha y el ritmo caliente de la música típica de Brasil, todas las noches son noches de fiesta. Para los que prefieren descansar y tener unas vacaciones relajantes, puede mantenerse lejos del bullicio sin problemas.

Al interior del Morro de Sao Pablo se pueden experimentar un sin fin de aventuras, y se puede recorrer la isla realizando caminatas de subidas y bajadas del morro o embarcarse en un paseo que ofrecen los pescadores de la zona durante toda la tarde. Son pequeñas embarcaciones que están preparadas para grupos de hasta 5 personas y que permiten estar en ubicaciones ideales para sumergirse en el agua y deleitarse con el increíble paisaje. En este verdadero paraíso tropical hay seguridad total, al limite de tener tres policías y prácticamente sin tareas que realizar. Recorriendo el poblado, se pueden escuchar innumerables lenguas distintas, del brasilero con sus modalidades baianas y cariocas, al ingles o al alemán. También se puede escuchar por doquier la música baiana, ver la rueda de capoeira, saboreas los magníficos frutos de mar y la gastronomía que solo la bahía tiene. Los pobladores de Morro do Sao Pablo son en general muy tranquilos, amistosos, humildes y muy bien predispuestos a recibir a los turistas.

Las playas están numeradas a partir de la villa de Morro de São Paulo. La Primera es ideal para el surf; la Segunda es la que cuenta con la movida y la fiesta, es muy frecuentada y tiene múltiples puestos de bebida y comida; la Tercera (donde hay hoteles y haciendas) y la Cuarta cuentan con piscinas naturales ideales para el baño; la Praia do Encanto es un lugar donde reina la paz y la tranquilidad, en sus arenas prácticamente desérticas. Las mejores playas del Morro do Sao Pablo están ubicadas mas al este de la isla. Son desiertas, silvestres, de aguas impecables y cristalinas, y palmeras que rodean las costas. Alrededor de todo el Morro de Sao Pablo existen miles de acantilados y terraplenes de rocas desde donde, se pueden hacer increíbles y divertidísimos saltos.

Si desea pasar sus vacaciones en playas paradisíacas, llenas de cocoteros, agua cristalina con peces coloridos, matos repletos de pájaros, monitos, manglares con canales para navegar, una flora exuberante y diversa, piscinas naturales, arrecifes de corales, morros con vistas inigualables, una villa llena de cultura, comida deliciosa, fiestas divertidísimas o tranquilidad y confort para descansar, su lugar es Morro do Sao Pablo.

Ilhéus - Bahía

Ilhéus es la ciudad principal de la Cuesta del Cacao en el Estado de Bahía y se encuentra a 458 kilómetros de Salvador de Bahía. Ilhéus cuenta con una belleza exótica. Este lugar todavía mantiene un lindísimo centro colonial, y también cuenta con numerosas playas de arenas blancas rodeadas por amplios palmerales y un mar azul - verde, las más recomendables un poco más alejadas de las zonas urbanas. A lo largo de la orilla central, se pueden ver muchas islitas fluviales y marítimas que justifican el nombre de esta ciudad.

En la actualidad, Ilhéus recibe por año un promedio de 220 mil visitantes que la eligen para pasar unas increíbles vacaciones. Cuenta con una excelente infraestructura hotelera, docenas de hoteles sofisticados y posadas mas simples, el Aeropuerto Jorge Amado, puerta de acceso a destinos muy requeridos como Itacaré, Barra Grande, Canavieiras, Ilha de Comandatuba y la propia ciudad de Ilhéus, y el Puerto Internacional del Malhado, que avanza por mar abierto, con un brazo de piedra de casi 1,5km de extensión. En gastronomía hay una gran variedad de opciones. Hay restaurantes para todos los gustos, incluso los que se especializan en cocina bahiana.

Ilhéus es ideal para practicar deportes tales como surf, windsurf, laser, hobby-cat y kayak. Por todas partes se pueden ver ríos, cataratas, lagunas, vegetación atlántica muy bien preservada, en la cual viven especies exóticas que hacen aún más linda esta ciudad marcada por los brillantes años de la cultura del cacao, materia prima que lideraba las exportaciones de Brasil. El intenso comercio con Europa, hizo de Ilhéus un verdadero calderón cultural. Toda la opulencia de los años majestuosos del “oro negro” aún en la actualidad se percibe en la arquitectura local, con sus calles y plazas de piedra, casarones y bares, tales como el Vesúvio, escenario del romance “Gabriela, Cravo e Canela”, lugar en el cual, en el pasado, coroneles e intelectuales se reunían.

Entre los lugares interesantísimos de visitar en sus vacaciones en Ilhéus están: Museu Casa de Cultura Jorge Amado; Iglesia San Jorge de Ilhéus; Museu de Arte Sacra; Bar Vesúvio; Ecoparque de Una; Jardín Botánico Vegetación de la Esperanza; y Centro de Recuperación del Perezoso.

Itacaré - Bahía

Itacaré está ubicado en el Estado de Bahía, a unos 440 kilómetros al sur de la ciudad de Salvador de Bahía y a 70 al norte de Ilhéus. Itacaré es un lugar como pocos en el mundo. Con aguas verdes y la exuberante selva tropical, playas exóticas, selvas protegidas, cascadas, ríos y una interesantísima cultura, la villa de Itacaré es un lugar ideal para pasar unas increíbles vacaciones en la playa.

Durante muchos años Itacaré se mantuvo aislada debido a que, al haber solo un camino de tierra, el acceso a la villa era difícil. Recién a partir de 1998, cuando el trecho que vincula Ilhéus con Itacaré fue terminado, la cantidad de turistas creció y sigue creciendo. Se construyeron muchos hoteles, posadas y restaurantes para todos los gustos y presupuestos: simples o lujosos, en la playa o en la ciudad. La mayoría de las posadas de Itacaré están asentadas en la playa de la Concha, cercana al Centro. A pesar de estas construcciones, Itacaré conserva todo el encanto de su pasado reflejado en sus calles de adoquines y sus antiguos caserones. Su gente es muy amigable y hospitalaria.

El litoral de Itacaré es una sucesión de playas y cerros de vegetación y cocoteros. Las playas más frecuentadas son las que están mas cercanas a la ciudad y poseen una buena infraestructura de turismo. Las playas de Itacaré que se encuentran más alejadas son las más desiertas y lindas, pero en muy pocas de ellas se puede acceder en auto. Algunas playas son tan pequeñas y ocultas que ni aparecen en las guías turísticas. Una característica importantísima de las playas de Itacaré es que su agua es muy tibia y sus olas son excepcionales e ideales para el surf. A pesar de que las olas son muy buenas todos el año, los sufistas mas experimentados encuentran las olas mas altas (de hasta 3 metros de altura) durante el invierno. En julio, Itacaré es el punto de encuentro de surfistas de todo el mundo y el mismo Brasil.

La noche de Itacaré es una de las más divertidas de la región. La movida nocturna de es en Praia da Concha, lugar donde se concentran los bares y restaurantes. Itacaré cuenta con diez bares nocturnos, y lo que hace de su noche la mas agitada y animada es que comienza en los bares del pueblo y continua en los clubes o fiestas improvisadas que garantizan durar hasta el amanecer.

Las atracciones que Itacaré posee son muchas y muy diversas: playas desiertas, cocoteros, matas, cascadas donde se realizan saltos, ríos, paisajes alucinantes, cavernas ideales para el buceo, sol y aguas cálidas durante todas las estaciones del año, y mucha diversión. Si está buscando las mejores vacaciones de su vida sin duda puede conseguirlo en Itacaré.

Historia de Salvador de Bahía

Salvador de Bahía fue la primera capital de Brasil. En 1549, fue fundada la ciudad de Salvador, sobre una inmensa colina que dominaba una bahía. En sus comienzos, además de la capital de Brasil, Salvador de Bahía también cumplió las funciones de puerto de apoyo a las rutas del oriente y centro de exportación de azúcar.

Debido a estas dos funciones fundamentales que asumía Salvador de Bahía, fue conformándose allí mismo una población mestiza de portugueses y negros africanos. Debido al cultivo de la caña de azúcar, los portugueses importaron cientos de esclavos africanos para trabajar.

En esta época se construyeron muchas edificaciones de dos pisos, entre ellas, iglesias con torres, edificios públicos, grandes mansiones de los dueños de las plantaciones de azúcar, negreros y exportadores. En las cuestas de la bahía se construían las casas de la gente más humilde y en cerca del puerto, estaban las casas de los pescadores y de los marineros.

Una plaza de forma triangular y en declive fue construida por esta época. Esta plaza es una mezcla de plaza, terraza africana y mirador mediterráneo. El centro histórico de la ciudad de Salvador de Bahía fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

En 1967 se dieron unas medidas de restauración de la ciudad de Salvador de Bahía. En los años ochenta hubo una crisis económica y el estado de Brasil dejó de invertir en la ciudad, que llevó a la degradación de Salvador. Con el retorno de la tradicional bendición de São Francisco sumado a los festivales de grupos musicales de Brasil y coreografías de negros, Salvador de Bahía comenzó a recibir numerosos personajes populares.

En 1992, el gobierno del estado de Bahía volvió a iniciar un programa de recuperación de la ciudad, sobre todo, pensando en el turismo de Brasil, que es uno de los mayores ingresos del país. Se consolidaron y adaptaron varios edificios para funciones puramente turísticas.

Este programa fue denominado Proyecto de Recuperación del Centro Histórico de Salvador y es el programa más grande de este tipo realizado en Brasil. De este modo, se recuperaron 334 casonas coloniales espectaculares y se reconstruyeron nueve ruinas. También, debido a esto, más de 500 familias tuvieron que abandonar sus hogares.

Los antiguos valores tradicionales de Salvador de Bahía están comenzando a revivir gracias a los antiguos habitantes de la ciudad. El Pelourinho es un barrio ubicado en medio del centro histórico de Bahía que sigue siendo una fiesta donde se mezclan las gentes, los colores, la música y la magia.

Gastronomía de Brasil

Brasil es un país inmenso y cada una de sus regiones posee sus platos típicos. Dentro del mismo país, las comidas de una región son exóticas para tras regiones del mismo Brasil.

La mezcla del portugués con el indio genera una mixtura de platos y variedades de sabores múltiples. En Brasil se combinan las yucas, las pimientas, la caza, la pesca y las frutas con el aceite de oliva, la repostería y el bacalao seco.

La “feijoada” es el plato brasilero más típico del país a pesar de ser de origen carioca (Río de Janeiro). Se sirve una olla de frijoles negros con un caldo espeso, carnes saladas y ahumadas. Suele acompañarse con col picada muy fina con un poco de ajo y aceite, harina de mandioca o “farofa” (harina frita en mantequila) y finas rodajas de naranja. No se puede viajar a Brasil y no probar este plato típico, que además, suele servirse en todo tipo de fiestas.

Además, la “feijoada” puede acompañarse con una “caipirinha” que es la bebida nacional del Brasil. La “caipirinha” se hace con cachaça (aguardiente de caña), azúcar y limón.

El menú turístico típico del Brasil es arroz blanco con frijoles rojos o negros y un caldo espeso. Lo acompaña una carne roja, de ave o un pescado; una ensalada verde, croquetas fritas o pastel y verduras cocidas. Una fuente de “farofa” y un frasco de salsa de pimienta al lado.

En todas las ciudades de Brasil se puede conseguir la “comida da rúa”, que es la comida que se vende en la calle. Todas las clases sociales de Brasil ingieren esta comida a toda hora.

Es posible comer bien en todo Brasil. En los quioscos callejeros ofrecen desde cachorros quentes (salchichas calientes) con papas fritas y salsas, salgadhinos, sucos (jugos) de fruta y açai, “docinhos”, dulce de coco, choclos con queso, entre otras delicias. A toda hora, los olores se mezclan y tientan al turista en las calles de Brasil.